A tú recuerdo


Mamá, los recuerdos de ti,

vienen a mi mente como un torrente

de pensamientos perdidos.

Cuando tu te fuiste,

pensé que mi vida, terminaba.

Ahora, después de muchos años de vivir

tu ausencia,

me doy cuenta, que te extraño

y que mis recuerdos

están suspendidos en mi mente,

en forma desvanecida.

Tu rostro, tu cuerpo, tu pelo, tu imagen

son como una sombra de sufrimiento y tristeza

que no he logrado superar.

Perdí tu presencia en los tiernos años

de la adolescencia,

los años en que todos necesitamos

a gritos una madre

y los años en que al tenerla no la apreciamos.

Pero ahora, soy una mujer,

madre como lo fuiste tú

¿y sabes?

Hoy siento tu ausencia,

la sentí antes y no creo que logre olvidarte,

aún cuando en mi mente

no existe una imagen clara y precisa de ti.

Ni siquiera poseo una fotografía,

para con eso consolar al alma mía,

para mostrarle a todos a mi querida madrecita.

Dejaste este mundo,

cuando todavía contabas con fuerza

y colorido para vivir,

ésa es la única idea

que guarda de ti mi memoria.

Cada vez que veo a mis hijos,

lamento que no los hayas conocido,

quisiera que hubieras tenido la gracia

de gozarlos.

Pero a ratos pienso, que fue mejor perderte,

ya que ganamos un ángel que vela por nosotros.

Me demostraste tanto amor,

que imagino, que fui tu preferida.

Pero sé, que tu amor fue tan grande,

que mis hermanos piensan en silencio

que cada uno de ellos fue tu preferido.

Creo y confío que algún día voy a volver a verte,

aunque a veces, sola y con las ansias

de recordarte,

busco en los rostros cansados por los años,

alguien que se asemeje a la madre que perdí.

Pero, no te encuentro, pues en mi cerebro,

se procesa la imagen de una mujer,

joven y bella digna de ser princesa.

Con vergüenza recuerdo mis pocos años

junto a ti,

que no supe hacerte feliz, ni aprecié

tus sacrificios.

Pero comprendo, al ver a mis retoños,

que solamente apreciamos aquello

que perdimos.

Sé que me ves y quisiera ser como tú,

pero el molde con el que Dios te formó,

se rompió contigo.

Ahora te digo, con todas mis fuerzas

¡Gracias por haber sido mi Madre!

Featured Posts