Puerto Rico (Estatus Legal)

El estatus legal de la isla de Puerto Rico es la de Estado "libre" Asociado de los Estados Unidos de América, lo que significa que es propiedad del imperio moderno. Es una colonia que ha sido explotada hasta la hartanza y por ende, la pobreza ya es parte de su colectivo.

Puerto Rico siempre ha sido colonia desde 1490 cuando fue colonizada por los españoles que estuvieron ahí hasta que los Estados Unidos tomaron las riendas del país que nunca fue. Los puertorriqueños no pueden votar en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, a menos de que dispongan de residencia oficial en alguno de los estados.

La isla tiene una deuda impagable que ya ha alcanzado los 70 billones de dólares. Y las medidas de austeridad impuestas solo muestran racismo y desdén hacia los habitantes de Puerto Rico.

Para muestra un botón, los que manejan los hilos desde Washington DC han decidido bajar el salario mínimo a los jóvenes boricuas. El Congreso de los Estados Unidos podría reducir el salario de los puertorriqueños que tengan 25 años o menos a $4.25 la hora de los $7.25 del mínimo federal que reciben ahora. Esta medida sería devastadora, según El Instituto de Estadísticas en Puerto Rico el costo de vida es 13% más alto que en el resto del país.

Esta situación producirá mayor pobreza lo que va a generar más narcotraficantes y pandillas que buscan en la economía informal ganancias que no se reportan. Ya existen vecindarios en San Juan donde la policía ya ni entra como en La Perla, también famoso por su mercado de estupefacientes. En estas condiciones siempre habrá acólitos dispuestos a trabajar para los narcos para escapar de la miseria. La pobreza produce mercado negro de drogas, contrabando, violencia, tráfico de menores y lo menos grave que serían las migraciones masivas.

Existen otras leyes que afectan a la isla como La Ley de Cabotaje de Puerto Rico, que impide la entrada de barcos que no sean de tripulación, bandera y fabricación estadounidense, esta ley fascista tiene efectos adversos para la deteriorada economía local, según estudios que maneja el Senado de la isla.

No es una coincidencia que la mayoría de los asesinados en el bar gay de Orlando fueran puertorriqueños, Florida está lleno de ellos, Nueva York también. La desigualdad provocará que la isla se vacíe y se convierta en un mero destino turístico donde solo los ricos podrán disfrutar de la naturaleza y las paradisiacas playas que ofrece este estado ocupado por el imperio yanqui.

Featured Posts