Madre, Círculo de Amor


El ser humano al nacer y abrir sus ojos por primera vez, ve el rostro de su madre, que con entrega y dedicación velará por sus sueños de niño y de hombre, formando un círculo de amor.

El amor de madre es una luz que no se extingue nunca, impulsa al mundo y resplandece sobre todos los hombres, contribuye al desarrollo del autoestima y al fortalecimiento de la identidad. Con su amor ella los protege y les enseña a vivir sin miedo. Porque el amor es mágico, es la llave del corazón.

La madre tiene el compromiso de guiar a sus hijos por el camino del bien, enseñarles a cuidarse los unos a los otros, enseñarles los valores fundamentales y a dar lo mejor de ellos, que vivan en la verdad y que cumplan con su palabra.

Dios dotó a las madres de fortaleza y les dio un trono en la tierra y en el cielo. Ellas llevan de la mano a sus pequeños y les enseñan a dar sus primeros pasos. Les inculcan principios para que aprendan a caminar por la vida con seguridad.

Sabemos que la familia es la célula más importante de la sociedad, por ello es primordial dar el alimento del cuerpo y del alma. Traer hijos a este mundo es una gran responsabilidad, hay que cuidarlos, alimentarlos y educarlos, derecho humano básico y fundamental. También hay que predicar con el ejemplo, porque las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra.

Al respecto el Doctor Ernesto Piñeyro nos dice: A mis 75 años de edad, sigo teniendo frescas en mi memoria y las practico, las creencias y valores que me enseñaron mi madre y abuela materna...

... Algunas de ellas, que considero capitales en mi existencia, son, 'Mijito, la conducta buena se premia y la mala se castiga'. Otra es, 'Todo tiene dueño, si te encuentras algo, búscalo o entrégaselo a un maestro, policía o adulto'. Una más, 'En la forma de pedir, está el dar, di siempre, por favor'. También, 'No hagas a otro, lo que no quieras que te hagan a ti'. O, 'No seas busca bullas', 'Como te ven, te tratan ¡Arréglate un poquito!', 'Árbol que crece torcido, jamás su rama enderezará', y finalmente, 'Júntate con los buenos y los que estudian'. Y así. Todo esto lo aprendí en el seno de mi hogar paterno materno".

El premio Nobel de literatura José Saramago, afirma: "Hijo es un ser que Dios nos prestó para hacer un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y, de nosotros, aprender a tener coraje".

Madres y abuelas, tenemos una gran responsabilidad, evitar la crisis de valores y transmitirles a las nuevas generaciones las reglas de oro: vivir sanamente, ser honestos, ayudar al prójimo, dar gracias a Dios, respetar a su compañer@ de vida, no mentir, ser de ley. En síntesis, que marquen su propio camino. Hasta la próxima.

"FELIZ DÍA DE LAS MADRES"

Sentimientos del corazón

Aprendamos a vivir

Aprendamos a vivir la vida

con alegría y esperanza

a pesar de los sinsabores.

Aprendamos a vivir

con códigos de moral

para no lastimar a los demás.

Aprendamos a vivir

teniendo memoria

para ser agradecidos.

Aprendamos a vivir

ligeros de equipaje

con la conciencia tranquila.

Aprendamos a vivir

en la verdad y en la justicia

porque Dios todo lo ve.

Aprendamos a vivir

buscando el bien común

con sello propio.

Aprendamos a valorar la vida

la salud, los dones recibidos

y el amor sincero.

La vida es para vivirla

siendo los centinela

de nuestra propia alma.

¡Aprendamos a vivir mejor!

Featured Posts