Los Tres Floreros (2da. Parte)


Desde la edición anterior dimos a conocer que cada florero es diferente, pero en forma muy general. Ahora antes de continuar me gustaría señalar más particularmente esas diferencias que les da a cada uno su propia belleza. El primero es más alto que los otros dos, de boca redonda, ligeramente delgado. El segundo es redondo, de boca pequeña, pero es el más bajito de los tres y el tercero es ancho con boca de media luna, ligeramente más bajo que el primero. Pero los tres fueron hechos de arcilla desde su base hasta dos tercios de su tamaño y el último tercio de cada uno está cubierto de porcelana color café con tonos verdes incrustados, y como denominador común, es decir, como si lo imagináramos como el apellido de tres hermanos, cada uno tiene una preciosa hoja de Maple en el relieve de un recuadro al frente de cada uno.

Después de haberlos presentado de manera más formal a cada uno de ellos, me voy a permitir invitarlos a que juntos entremos en la reflexión sobre ese bello pensamiento que nos regala el segundo florero al que hoy hacemos alusión: “EL DIA DE HOY, ES UN REGALO” , por supuesto que SI. Es un hermoso regalo que debiéramos haber empezado a disfrutar desde el momento mismo en que abrimos nuestros ojos y nos permiten ver la claridad del día que empieza a colarse a través de las persianas, o cuando el reloj cumple la tarea que tu mismo le impusiste de sonar su alarma a las “no se qué horas de la madrugada” para poder realizar las tareas que tú mismo has elegido. En cualquiera de los dos casos, despierta con alegría, con optimismo, con gozo, abrazando a tus padres, a tus hermanos, o tal vez ese abrazo de felicidad sea para tu esposa, o para tu esposo, y para tus hijos dándoles un saludo mañanero, capaz de contagiar a los demás, para que descubran en tu alegría, tu gratitud a Dios, o si puedes compartir con ellos tu oración que diga, “Gracias Señor por este hermoso REGALO que me das, por este día más que le regalas a mi vida, por ese nuevo regalo que HOY me das, en la vida de los seres que más amo. Gracias Señor por este HOY maravilloso que llega a mi ventana a través del sol, o a mis oídos a través de la lluvia que refresca los campos”.

Tenemos tanto que agradecer y tanto que ofrecer en este HOY maravilloso que Dios en su bondad nos da a todos, a ti, a mí, y a todos nuestros hermanos regados por el mundo y también debemos pensar y elevar nuestra plegaria por todos aquellos hermanos cuya salud sufre serios quebrantos, pero a pesar de todo hay en ellos, una mirada de esperanza y gratitud a Dios por el día de HOY.

Claro que es bueno agradecer a Dios, ese hermoso regalo de la vida en ese HOY de cada día que nos da, pero también debemos comprometernos con El, para ayudarle a que ese regalo del HOY lo reciban nuestros hermanos con mucha paz porque tu y yo y muchos otros vamos a poner nuestra parte, con nuestra respuesta responsable el quehacer de este HOY. Por ejemplo, manejar mi carro con responsabilidad, sin alcohol en mi sangre, con mucha tolerancia ante los errores ajenos, con un espíritu de servicio ante cualquier necesidad y con todas las otras actitudes positivas que tu conozcas y que a mí se me hayan escapado, finalmente les invito a que juntos hagamos de “EL DIA DE HOY, UN REGALO PARA TODOS”

Nunca empieces el día de mal humor, porque lo vas a pasar muy amargado y les vas a amargar la vida a los demás.. (continuará…)

Con el afecto de siempre les abraza el abuelo.

Featured Posts