Yugoslavia. El País que Pudo Ser


El territorio que estuvo ocupado por el imperio otomán por varios siglos hasta 1867 siempre ha sido un territorio en disputa, antes de la ocupación árabe, la región fue un importante enclave romano, después de la derrota de los turcos en Europa, el imperio Austro-húngaro tomó posesión hasta que, después de la primera guerra mundial, los reinos de los serbios, eslovenos y croatas se juntaron para formar el reino de Yugoslavia que significa algo así como los Eslavos del Sur.

La tierra sureña de los eslavos estaba conformado además de Serbia, Croacia y Eslovenia, por Montenegro, Bosnia Herzegovina, Macedonia y dentro de Serbia dos provincias autónomas, Vojvodina y Kosovo. Cuando los eslavos no estaban peleando contra los invasores, se estaban agrediendo unos con otros.

Durante la Segunda Guerra Mundial fueron ocupados por los italianos y los alemanes quienes con aliados croatas formaron el Ustase, los fascistas croatas que masacraron a medio millón de serbios y judíos. Esta siempre ha sido una zona muy caliente donde los hermanos croatas y serbios siempre se han dado hasta con la maceta y los rencores aún están a flor de piel en muchos habitantes de la población. Serbios contra kosovars, bosniaks contra croatas, ortodoxos contra musulmanes, albaneses y húngaros buscando autonomía dentro de Serbia, etc.

Hubo una época bajo el mando del partisano Joszef Bros Tito en que todas las diferencias se dejaron de lado para construir un país socialista que no se alió ni con los soviéticos ni con los miembros de la OTAN, es decir, se quedó al margen de la guerra fría y en su mejor época lideraba el movimiento de los países no alineados.

Tito luchó contra las fuerzas nazis y nacionalistas comandando a los partisanos. Al llegar al poder y consolidar las regiones comenzó con un modelo comunista que después se fue derivando hacia un socialismo propio que a pesar de los tintes de autoritarismo que tuvo (incluso se llamó presidente de por vida), Yugoslavia vio un período de paz y progreso en donde todas los países que albergaba se aliaron bajo la nomenclatura de repúblicas socialistas.

Tito dejó que cada país tuviera cierta autonomía con sus propios primeros ministros y parlamentos que el controlaba a través de su partido único socialista.

Pues todo marchaba de maravilla hasta que se le ocurrió morirse.

Durante el próximo año estaremos haciendo una investigación por los países que conformaban la ex Yugoslavia para ver de qué forma han cambiado después de las guerras fratricidas.

Featured Posts