Parece que el TPP no Beneficia a Nadie


En mi artículo de noviembre del 2015 explicaba la forma en que se originó y se aprobó el Acuerdo Tras Pacífico de Asociación Económica o TPP por sus siglas en inglés. En esta ocasión expondré algunos puntos de vista que critican tanto el proceso como el contenido del acuerdo. Los críticos aseguran que la presentación del texto de 5,544 páginas es más apocalíptico que lo que pensaban.

El TPP no es bueno para Canadá

En un artículo publicado por la CBC el pasado 8 de noviembre, Jim Balsillie quien fue uno de los que ayudó a fundar Research in Motion y convertirla en una empresa de $20 billones dice que teme que el TPP puede costarle billones a Canadá y llegar a ser el peor movimiento político de todos los tiempos.

En medio de la campaña electoral el gobierno conservador firmó este pacto controversial. El que ha sido descrito como el acuerdo comercial más grande del mundo representa daños potenciales para Canadá porque lo obliga a seguir reglas impuestas por el socio más dominante: Estados Unidos.

“Yo no pertenezco a ningún partido político pero honestamente creo que es la peor cosa que el gobierno de Harper ha hecho a Canadá. Pienso que dentro de 10 años nosotros diremos que la firma del tratado fue la peor cosa política nunca hecha… Es un tratado que estructura todo para siempre y nosotros no podremos salirnos de él.”

Balsillie teme que se le está dando más poder de negociación a las firmas de Estados Unidos y que le costaría más dinero a las compañías canadienses porque ellos pagarían por ideas de otros en vez de usar las propias. Además Balsillie cree que la estructura del tratado limita el crecimiento de las compañías canadienses pues señala la cantidad de dinero que ellas deben ganar por sus propios productos y servicios. Además el tratado también incluye mecanismos de disputa bastante cerrados.

El nuevo gobierno liberal no ha dicho todavía cómo va a proceder. La ministra canadiense de Comercio Internacional Chrystia Freeland ha expuesto públicamente que el partido liberal cree en los tratados comerciales, pero hace notar en forma sutil que el TPP fue negociado por el partido conservador. Ella tampoco ha respondido a la pregunta de que si el nuevo gobierno se retirará del tratado.

El TPP es incluso dañino para Estados Unidos

“El TPP junto con la Organización Mundial de Comercio y el NAFTA es el más descarado poder que las corporaciones han obtenido en la historia de Estados Unidos. Permite que las corporaciones pasen por encima de los tres niveles de gobierno e impone sanciones forzosas de parte de tribunales secretos. Estos tribunales pueden decidir acerca de nuestra fuerza de trabajo, los consumidores y la protección al medio ambiente.

El TPP establece un sistema tras nacional y autocrático de gobierno obligatorio en desafío a las leyes domésticas” ha expresado Ralph Nader.

El TPP es parte de una trilogía de acuerdos que incluyen el Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP) y el Trade in Services Agreement (TiSA) . El TiSA llama a la privatización de todos los servicios públicos, es una amenaza mortal a la viabilidad del US Postal Service, a la educación pública y otras empresas administradas por el gobierno. Todas estas operaciones corresponden al 80% de la economía estadounidense.

Estos tres acuerdos solidifican el progresivo golpe de estado de las corporaciones junto con la debilitación final de la soberanía nacional. Los ciudadanos se verán forzados a ceder el control de sus destinos y serán despojados de la habilidad para protegerse de los predadores corporativos, salvaguardar el ecosistema y hallar compensación y justicia en las endémicas y muchas veces disfuncionales instituciones democráticas. Los acuerdos, que están llenos de jerga legal, tecnicismos complejos, comercio y términos financieros, letra fina y frases obtusas, pueden ser resumidos en dos palabras: esclavitud corporativa.

El TPP remueve la autoridad legislativa del congreso y la Casa Blanca en varios temas. El poder judicial es muchas veces sometido a un tribunal de 3 personas en el cual solo las corporaciones pueden interponer demandas. Los grupos de defensa del medio ambiente y los sindicatos de trabajadores serán bloqueados cuando busquen compensación en los tribunales propuestos. Los derechos de las corporaciones se vuelven sacrosantos. Los derechos de los ciudadanos son abolidos.

“El acuerdo está plagado con regalos contaminantes que socavan décadas de progreso en el desarrollo del medio ambiente, amenazan nuestro clima y falla en proteger adecuadamente la vida silvestre porque los grandes

contaminantes ayudaron a escribir el acuerdo”.

Club Sierra de Estados Unidos

El poder corporativo producirá que los salarios se vean reducidos, las condiciones de trabajo se deterioren, el desempleo se incremente, los pocos derechos ciudadanos sean revocados, el asalto al ecosistema se acelere y que la especulación de los bancos esté más allá de la supervisión o el control.

Los precios de los productos básicos se incrementarán, incluyendo las medicinas, los programas sociales se reducirán drásticamente o desaparecerán y aquellos países con sistemas de salud, como Australia y Canadá, colapsarán ante el asalto de las corporaciones. Las corporaciones estarán facultadas a tener una gran gama de patentes sobre todas las cosas incluyendo animales y plantas, convirtiendo las necesidades básicas y el mundo natural en productos para la venta.

“El TPP creará una red de leyes corporativas que dominará la economía global.

Es un golpe de estado de parte de las corporaciones globales. Las corporaciones se volverán más poderosas que los países y obligarán a los sistemas democráticos

a servir sus intereses.”

Abogado Kevin Zeese

El TPP es el producto de seis años de trabajo por parte de capitalistas mundiales como bancos, compañías de seguros, Goldman Sachs, Monsanto y otras corporaciones.

Chris Hedges dice: “El acuerdo en

esencia se convierte en una ley universal. Cualquier acuerdo sobre emisiones de

carbón hecho por parte de los países en las Naciones Unidas es efectivamente

anulado por el TPP. Nuestros maestros corporativos buscan transformar el mundo natural y a la raza humana en mercancía maleable que pueda ser usada y explotada hasta el cansancio o el colapso. Los acuerdos comerciales son herramientas que han sido usadas para alcanzar el sometimiento.

La única respuesta que queda es una

revuelta popular abierta, sostenida

y desafiante”.

Pareciera que este tratado no es bueno para las potencias mundiales. Me pregunto ahora ¿cómo será su efecto para países más pobres como Chile, México y Perú que son parte del TPP?

Fuentes: CBC business y ALTERNET, Chris Hedges (ganador del premio Pulitzer)

Featured Posts