La Falta de Humanidad de la Humanidad


“La grandeza de la humanidad está determinada

esencialmente por su relación con el sufrimiento

y con el que sufre”

SS. Benedicto XVI

Según el diccionario, el término humanidad, proviene de un vocablo latino relacionado con la naturaleza del género humano. También puede servir para mencionar al conjunto de seres humanos que habitan el planeta Tierra.

En lo referente a la actitud. La flaqueza propia del ser humano, la compasión frente a las desgracias del prójimo y la bondad son otras características que reciben el nombre de humanidad, al ser consideradas como propias del género humano.

Además hay otras definiciones de humanidad, que para este artículo no viene al caso mencionarlas.

La humanidad a la que quiero hacer referencia es a la que representa “el conjunto de seres humanos que habitan la tierra”, sin importar, fronteras, colores, niveles económicos, religiones, en términos generales, sin diferencias.

Y cuando digo, la falta de humanidad, me refiero a “la compasión frente a las desgracias del prójimo” y prójimo es entre otras definiciones: el maltratado, el indefenso, el necesitado y hasta el enemigo por discrepancias religiosas, económicas o políticas.

Después de esta larga y necesaria aclaración, a lo que me quiero referir en este mes es a las miles de personas que están abandonando sus países, sus hogares, a la tierra que les vio nacer y que están rogando por refugio en diferentes partes del mundo, especialmente en el continente europeo. Estas personas están arriesgando sus vidas por solicitar asilo y así salvar sus vidas, ni siquiera piensan en una vida mejor, sino por el momento solo preservarla. Huyen de una guerra que significa una muerte inminente para sus pequeños hijos y para ellos mismos.

Es triste ver cómo estas personas que llegan en busca de respiro a su desgracia, se les niega la entrada a algunos países y son retiradas y hasta golpeadas, sin importar que están cargando a niños pequeños.

Ojalá que Canadá realmente agilice los trámites a los solicitantes de refugio y que se les pueda dar oportunidad de vivir en este país a muchos de ellos.

El 19 de octubre, los que somos ciudadanos canadienses tendremos la oportunidad de votar y por ese medio, elegir a nuestros gobernantes. Aprovechemos esta oportunidad para mejorar nuestra situación, la de las futuras generaciones y la de los nuevos inmigrantes, ejerzamos nuestro derecho al voto.

Si tenemos algunas dudas de quiénes son los candidatos y qué es lo que están prometiendo en su campaña, hablemos con conocidos, amigos, familiares para que nos pongan al tanto de la plataforma política de los diferentes partidos y así poder hacer una buena elección a la hora de votar.

Featured Posts