La Crisis Económica de China y su Repercusión en Latino América

¿Recuerda el lector el viejo adagio que decía que cuando Estados Unidos estornudaba Latinoamérica se enfermaba? Pues ahora existe un nuevo actor y la frase podría cambiarse a “Cuando Beijing estornuda, América Latina se resfría”. Y es que por hoy China es más que el segundo cliente más grande de Sudamérica: es además la mayor fuente de créditos blandos de estos gobiernos. En este corto artículo destacaré las razones de la crisis en China y de cómo las relaciones comerciales con nuestros países se verán afectadas.

La desaceleración económica china se refleja en gran parte a la caída de la bolsa de valores en junio y julio, y al menor crecimiento del PIB que pasó de 7.4% a 7%. Aunque el crecimiento es mayor que cualquier potencia, una inesperada devaluación monetaria suscitó sospechas sobre el estado real de la economía.

Mientras Europa vivía un estancamiento económico y Estados Unidos empezaba a recuperarse, el mundo se giró hacia China y su apetito por las materias primas para mantener la economía a flote. Casi todos los países han mantenido un alto grado de comercialización con China, incluyendo los países exportadores de petróleo. Por eso el precio del crudo ha estado bajando en los últimos días y se espera que baje más. El precio del crudo tipo Brent ha bajado a su nivel más bajo en seis años.

China también influye en las diferentes bolsas de valores a nivel mundial debido a sus grandes inversiones internacionales mediante la compra de acciones de compañías e inversiones directas en mega proyectos. La población adinerada sacó del país una suma estimada en $3,97 billones (recuérdese que en nuestro idioma esta cifra es equivalente a US$3.97 trillones en términos anglosajones) entre 2000 y 2011. Las empresas estatales chinas se han convertido en uno de los mayores inversores extranjeros directos particularmente en el área de recursos naturales e infraestructura.

Otra de las causas de la crisis económica china es el alto grado de endeudamiento municipal en el país. Para el año 2013 los niveles de deuda municipal se dispararon a US$3 billones (o $3 trillones) o 30% del PIB.

¿Cómo es que esa crisis afectaría a América Latina? Quizá el gobierno comunista chino pueda cubrir sus obligaciones pero tendría dificultades si se presenta un movimiento internacional de venta de bonos y acciones chinas, junto con más salida de capital. Si los chinos se vieran obligados a tomar medidas audaces llevaría a frenar el crecimiento de manera drástica afectando así la demanda de exportaciones latinoamericanas de todo tipo, pero en especial de productos básicos. Una contracción del crédito chino elevaría el costo del capital en todo el mundo y dejaría al descubierto otra vulnerabilidad de América Latina: la deuda externa.

China es la mayor fuente de créditos blandos para los gobiernos latinoamericanos, a menudo garantizados por contratos a futuro de exportación de petróleo. Además del alto endeudamiento el comercio de la región con China es extremadamente crítico e importante. Conforme los datos de CEPAL el valor del comercio de bienes entre Latinoamérica y China se multiplicó 22 veces del 2.000 al 2.013, llegando a $120.000 millones en el 2009.

Es interesante entender los efectos globalizantes de las grandes economías mundiales. Así como la reciente crisis europea provocada por la insolvencia de Grecia afectó a una región, así la crisis de la segunda economía mundial afectará directamente a muchos países incluyendo a nuestra Latinoamérica. Para beneficio de todos esperemos que China se sobreponga de este bache económico.

Fuentes: CEPAL, Latin Trade Symposium, TIME

Featured Posts